¿Alguna vez haz enviado un mensaje al Universo y te preguntas por qué no recibiste la respuesta que esperabas escuchar? Innumerables personas desean una estrella e intentan proyectar sus peticiones en el cosmos.

Otros practican afirmaciones que afinan sus pensamientos o trabajan de manera inteligente utilizando la ley de atracción de otras maneras. Cuando no ven los resultados, se desaniman y cuestionan qué están haciendo mal.

Aquí hay algunas formas en que puedes asegurarte de obtener lo mejor de tí mismo, del Universo y de la Ley de Atracción.

1. Ganar claridad

Cuando envías una comunicación vaga, puedes esperar recibir una respuesta igualmente indistinta. Perfecciona la redacción de tu solicitud para que refleje exactamente lo que deseas.

Asegúrate de tener claro lo que quieres y cómo lo vas a lograr, esto facilitará que el Universo to ayude en tu viaje.

2. Enfoque

Añade poder a tu mensaje enfocándote. Imagina lo que deseas lograr, y escucha, toca, siente y prueba un resultado positivo en tu imaginación.

Cuando puedas olvidarte de cualquier preocupación o estrés que tengas, y elijas enfocarte en lo que quieres lograr, esto puede mejorar tu visión y dar un poderoso mensaje al Universo.

3. Mejora tu sistema de creencias

No veas tu imaginación como un paisaje onírico inerte. El ojo de tu mente es un capullo de creación donde formas y fortaleces ideas. Además, piensa en el universo como un lugar. Visualiza tu mensaje como una carta con «El Universo» impreso en un sobre como el destintario.

4. Deja ir al mensaje

Una vez que hayas enviado una petición, no lo pienses más. Si envías una carta en la Tierra, no necesitas analizarla para llegar a su destino. Tu mensaje al universo alcanzará su objetivo cuando se envíe.

5. Limpia tu banco de energía

Libera tu mente de negatividad, de modo que sea un canal limpio desde el que enviar deseos. Elimina los pensamientos y sentimientos negativos utilizando la meditación, la oración, el yoga el tai chi u otras formas de prácticas de limpieza de energía que prefieras.

6. Espera una respuesta

Cuando envías tus productos por correo, esperas que te los entreguen. Además, puedes prepararte para su llegada. Si estuvieras esperando nuevos zapatos, quizás hagas espacio en tu estante para zapatos. Del mismo modo, haz espacio en tu vida para el orden que hayas colocado con el universo.

Y busca oportunidades para coleccionar. Por ejemplo, si haz pedido una relación romántica, no se quedes sentado en casa. Será más fácil para el universo organizar una reunión con el amor de tu vida si asistes a un evento de citas rápidas (por decir un ejemplo), aunue hoy en día la tecnología te permite hacer eso desde tu celular.

7. Dirige tu energía

El cómo dirigir la energía después de enviar un mensaje puede influir en si se entrega o se extravía. Si has pedido abundancia, pero le dices a tus amigos que no tienes recursos suficientes; tu mensaje se detendrá Habrás enviado una comunicación conflictiva que tiene prioridad. La nueva solicitud se derivará de su enfoque en la falta. Conversa, camina, habla y respira como si tu realidad ya hubiera mejorado, y tu mensaje original se entregará.

8. No sudes

Es posible que hayas hecho todo lo posible para lograr un resultado exitoso, pero imagina que tu mensaje no ha llegado ya que no ha habido ningún resultado. Sin embargo, el universo no es consciente del tiempo. Lo que podría parecerte a ti mucho tiempo es un abrir y cerrar de ojos en reinos mayores. Los resultados pueden ocurrir rápidamente o lentamente. Continúa esperando un resultado positivo y acepta oportunidades para lograr tu objetivo.

9. Vive con gratitud

Si crees que atraes tus deseos, que es un componente necesario para hacerlo, estarás agradecido al universo por escuchar. Envía energía alegre a la atmósfera que contiene pensamientos de gratitud. Posteriormente, el universo se asegurará de que ha escuchado tus deseos correctamente.

Tus mensajes siempre son recibidos. Sin embargo, a veces son borrosos o los anulas accidentalmente con demandas conflictivas. En otras ocasiones, no reconoces cuándo surgen oportunidades para reclamar tu premio. Practicar los nueve componentes descritos puede garantizar que formules un mensaje que el universo escuche.